info@tugramola.com  |  620 473 734
Síguenos en redes:

Blog

El próximo lunes 25 de mayo comienza la fase 2 de la desescalada en gran parte del territorio nacional, por lo que vuelven a estar permitidas las ceremonias nupciales y su posterior celebración.

Las parejas que deseen dar el sí quiero por fin podrán hacerlo, aunque con algunas restricciones. En los espacios al aire libre, no podrán superarse los 100 invitados y en los espacios cerrados, el límite está establecido en 50 personas. El local de celebración del banquete deberá estar al 40% de su capacidad máxima.

Como no podría ser de otra manera, casarse en estas fechas implicará que nos adaptemos a la nueva normalidad en la que impera el uso de mascarilla, gel de manos y distancia social. Asimismo, las celebraciones al aire libre será sin duda la opción más escogida por los novios.

Por otro lado, hay parejas que no han podido esperar al fin de la cuarentena para poder casarse y han optado mantener la fecha del enlace y celebrar una boda íntima, ya sea solos en casa o haciendo uso de las nuevas tecnologías para permitir que los seres queridos puedan ser invitados virtuales. Son las llamadas “mininomias”: pequeñas celebraciones que, siendo oficiales o no, sirven como aperitivo de lo que será la boda de verdad, con el vestido, traje, invitados y lugar escogidos para el gran día.

Al igual que algunas parejas han decidido mantener la fecha de la boda a pesar del confinamiento, también muchos invitados han preferido adelantar su regalo a los novios o adaptarlos a las circunstancias para así levantar el ánimo de la pareja y hacer más llevadera la espera hasta la boda definitiva.

En cualquier caso, parece que el sector de las bodas, especialmente perjudicado, empieza a dar los primeros pasos y comenzará a ver la luz muy pronto.

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO

8 − 7 =

WhatsApp chat